diumenge, 23 d’octubre de 2011

Una metáfora sobre el racismo


Por mucho que a una sandía le cambies su color seguirá siendo una sandia, con el mismo sabor y las mismas pepitas. Entonces ¿Si a una persona le cambiamos el color deja de ser una persona? (JMEN)


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada